s

UPASD > Sobre nosotros > Declaraciones Oficiales
|

 Declaraciones Oficiales

La emisión de estos documentos son el resultado de la investigación bíblica y el consenso de la Iglesia mundial; las opiniones y posiciones vertidas en esta compilación son oficiales y se pueden usar como guías y prácticas de la Iglesia Adventista. Creemos que en un clima de pluralismo teológico y su cultura de indiferencia hacia la verdad, necesitamos recordar que las base de nuestras creencias y opiniones no son personales sino arrancadas de la Biblia, la Palabra de Dios; por lo tanto nos arriesgamos a llamar la atención en la responsabilidad bíblica que la Iglesia asume en estos documentos, particularmente sobre asuntos muchas veces vedados o no tomados en cuenta.

Con estos documentos la Iglesia no pretende legislar detalles inexplicables, pero sí es el propósito de orientar en consenso de opinión, para trabajar unidos en la misión de la Iglesia.

La Observancia del SÁbado (DSA 90-639)
El sábado abarca nuestra total relación con Dios. Es una indicación de la acción de Dios en nuestro favor en el pasado, el presente, y el futuro.

Confianza en el EspÍritu de ProfecÍa (DSA 95-391)
La misión principal de Elena G. de White fue dirigir la atención hacia las Sagradas Escrituras.

Compromiso total con Dios (DSA 96-339)
La historia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día está llena de ejemplos de personas e instituciones que han sido, y son, testigos vibrantes de su fe.

El Adventismo y el aÑo 2000 (DSA 99-170)
Los Adventistas del Séptimo Día basamos nuestra esperanza en la vida, muerte y resurrección de Cristo y esperamos gozosamente la consumación de esa esperanza en el pronto retorno de Jesús.

Control de la Natalidad (DSA 99-171)
Las tecnologías científicas de nuestros días permiten un control de la fertilidad y la reproducción humana, mayor que en el pasado.

Abuso sexual de menores (DSA 96-343)
La educación preventiva, adecuadamente adaptada a cada nivel de desarrollo, es esencial.

La Homosexualidad (DSA 95-391)
La iglesia Adventista del Séptimo Día reconoce que cada ser humano es valioso a la vista de Dios, y por eso buscamos ministrar a todos los hombres y mujeres en el espíritu de Jesús.

Unión Puertorriqueña de la Iglesia Adventista del 7mo Día